Open/Close Menu Aplicaciones y ventajas de la Cirugía Robótica en urología y otras especialidades
cancer renal cirugia robotica

El cáncer renal no es uno de los más frecuentes, tanto es así que representa entre el 2 y 3 por ciento de los cánceres diagnosticados. Sus síntomas son muy diversos por lo que pueden confundirse con otras patologías y eso dificulta su diagnóstico. No existe un patrón a la hora de experimentar síntomas pero los más comunes son sangre en la orina, hinchazón en tobillos y piernas, presión arterial alta, pérdida de peso, anemia o dolor en el costado pueden ser algunos.

Además de los antecedentes familiares, es decir, la predisposición genética a desarrollar este tipo de cáncer, existen otros factores de riesgo.

Uno de los que dependen del propio individuo y que tiene una gran influencia en la aparición de este tipo de cáncer es el tabaquismo. Fumar, según los estudios multiplica por dos la posibilidad de desarrollarlo. De esta forma se estima que el 25 por ciento de los cánceres de este tipo en mujeres se debe al hábito de fumar. En los hombres la cifra llega hasta el 30 por ciento.

El mayor diagnóstico se hace entre los pacientes con una edad comprendida entre los cincuenta y setenta años, siendo los hombres también más vulnerables ante la enfermedad.

La alimentación y el sobrepeso también está íntimamente relacionada con la aparición de la enfermedad, siendo la obesidad un factor de riesgo determinante.

Otros de los factores de riesgo son enfermedad renal crónica, la diálisis a largo plazo, el tratamiento de ciertos medicamentos, exposición a ciertos químicos y la más común, la hipertensión.

Tal y como ocurre con el cáncer de próstata, es fundamental llevar un control y acudir al especialista ante la menor señal. De esta forma podremos determinar qué problema de salud tenemos. En el caso de las personas con antecedentes familiares, se les recomienda que acudan a revisiones a partir de los cincuenta años de forma preventiva y diagnosticar cualquier posible aparición de lesión cuanto antes.

La mayoría de los tumores renales requieren tratamiento. Cuando hay dudas sobre la naturaleza de una masa renal es posible realizar una biopsia. Los tumores benignos se pueden vigilar de forma activa para ver cuál es su evolución.

Cuando el paciente requiere cirugía cuenta con las ventajas de la cirugía robótica, que permite al cirujano hacer «lo que quiere» y la laparoscopia «lo que puede».  Este tipo de intervención puede ser parcial o total.  Para quitar una porción de un riñón, es preciso interrumpir el flujo arterial al riñón, y en este tiempo hay que quitar el tumor y suturar el lecho quirúrgico para que no haya sangrado antes de restaurar el flujo sanguíneo en el riñón.  El robot permite disminuir el tiempo de isquemia caliente (o tiempo sin riego sanguíneo) del riñón, evitando que el riñón se lesione y pierda función durante la cirugía.

Finalmente, la recuperación de la cirugía renal laparoscópica o robótica es rápida y habitualmente el paciente se puede ir a casa el segundo día de postoperatorio.

Si deseas conocer más sobre la enfermedad, puedes encontrar información en nuestra web de cirugía robótica:

http://www.icirugiarobotica.com/procedimientos-urologia/cirugia-robotica-vejiga/

Equipo ICUA​

© Copyright 2019 - Técnicas Avanzadas de Cirugía Robótica, S.L.