Open/Close Menu Aplicaciones y ventajas de la Cirugía Robótica en urología y otras especialidades

La vejiga es un órgano muscular hueco situado en la pelvis. Su función principal es almacenar orina y contraerse para poder vaciarse evacuando la orina al exterior. La orina seproduce en los riñones y luego es transportada a la vejiga mediante los conductos llamados uréteres. Cuando la orina es expulsada de la vejiga, lo hace a través de un conducto llamado uretra. En las mujeres, la uretra es más corta que en los hombres.

¿Qué es el cáncer de vejiga?

El cáncer de vejiga consiste en un desarrollo descontrolado y maligno de las células del urotelio (capa mucosa que reviste el interior de las vías urinarias) de la vejiga urinaria.

Los cánceres más superficiales que no llegan a invadir la capa muscular son los más frecuentes y suponen el 80% de los casos. Por el contrario, aquellos tumores que sí que lo hacen, el 20 por ciento restante, se conocen como infiltrantes. Según la Asociación Española contra el cáncer en nuestro país se diagnostican unos 12.200 casos anuales de cáncer de vejiga. La AECC también destaca que en España, es el cuarto tumor más frecuente en hombres.

Este tipo de cáncer es más frecuente en hombres que en mujeres, y el consumo de tabaco es la causa principal de aparición. Otros factores que influyen en su desarrollo son, la exposición a ciertas sustancias químicas en el ambiente de trabajo, los antecedentes familiares, la raza o la edad.

¿Cuáles son los síntomas más comunes?

El síntoma más habitual suele ser la aparición de sangre en la orina, sin dolor y acompañada de coágulos. A veces puede presentarse con síntomas irritativos, como tener que orinar con urgencia y frecuencia, o sentir dolor oescozor al orinar. Ocasionalmente puede producir dolor de espalda.

¿Cuáles son las técnicas de diagnóstico del cáncer de vejiga?

Las primero que realizará el especialista es un análisis de sangre y de orina, para controlar si el riñón está sano, y la ecografía abdominal y de las vías urinarias, que permiten observar posibles alteraciones anatómicas.

En caso de que el urólogo identifique algo extraño, podrá estimar oportuno realizar alguna de las siguientes pruebas:

Citoscopia: Se introduce a través de la uretra y hasta la vejiga un tubo fino y flexible con una cámara con luz en su extremo. El especialista puede ver el interior de la vejiga e incluso realizar biopsias.Se realiza con anestesia local o con sedación anestésica.

Cuando se tiene la sospecha de que el grado de afectación del cáncer es mayor, se realizan pruebas de imagen como:

Tomografía Axial Computarizada (TAC) del tórax: Es un escáner de rayos X que permite ver la vejiga desde varios ángulos. Además se inyecta un contraste, por vía intravenosa, que permite una mejor visión y detectar si las células cancerosas se han extendido a capas más internas de la vejiga urinaria.

Resonancia Nuclear Magnética (RNM) del abdomen y de la pelvis: Permite al especialista ver de forma clara una serie de imágenes detalladas del interior de la vejiga. Es una prueba indolora y durante la misma, el escáner pasa sobre el paciente mientras está acostado boca arriba.

Resección transuretral (RTU): Es una intervención quirúrgica que permite visualizar el interior de la vejiga y extirpar los tumores vesicales totalmente (cuando son superficiales) y parcialmente (para obtener tejido de biopsia). El urólogo inserta en la vejiga, a través de la uretra, un resector con el que observa el interior de este órgano. A continuación toma muestras del tejido de la vejiga para enviarlas posteriormente al laboratorio de anatomía patológica para ser analizado.

Con estos métodos diagnósticos, el urólogo identifica si el tumor es superficial o infiltrante asignando un grado de malignidad y determinando si el tratamiento puede ser conservador o debe ser agresivo.

¿Cuáles son los tratamientos para el cáncer de vejiga?

Además de la vigilancia y las revisiones periódicas en los tumores superficiales, el tratamiento dependerá del grado y la agresividad del tumor. Algunos tratamientos son:

  • Quimioterapia intravesical (instilaciones): se aplican fármacos directamente sobre la vejiga que atacan a las células tumorales, para que no sigan desarrollándose.
  • Inmunoterapia intravesical (Instilaciones de BCG): se aplica el bacilo tuberculoso atenuado en el interior de la vejiga que genera una reacción inmunológica que previene el desarrollo del cáncer.

El tratamiento con cirugíase reserva para tumores superficiales de alto riesgo o tumores infiltrantes y las opciones son:

Cistectomía parcial: Con la cistectomía parcial se elimina sólo una parte de la vejiga afectada por el tumor, hoy en día las indicaciones de esta intervención son muy limitadas.

Cistectomía radical: Con la cistectomía radical se extirpa toda la vejiga y los órganos que la rodean (incluidas las vesículas seminales y la próstata en el hombre y el útero y pared anterior de vagina en la mujer). Es fundamental también extirparlos ganglios linfáticos de la pelvis (linfadenectomía). Es una cirugía muy compleja que debe realizarse siempre por un equipo muy especializado. Al extirpar la vejiga, el cirujano tiene que crear una derivación urinaria para que la orina que producen los riñones pueda eliminarse hacia el exterior.

  • realizar una derivación urinaria incontinente (se conectan los uréteres a un segmento de intestino que desemboca en la piel para que la orina se recoja en una bolsa que se adhiere a la piel del abdomen del paciente)
  • creación de una neovejiga continente (con intestino se construye una nueva vejiga que reemplaza a la anterior, uniéndola a los uréteres para recoger la orina y a la uretra para que el paciente pueda orinar por vía natural y evitar al paciente una bolsa externa). No siempre es posible realizar una derivación urinaria continente.

La cistectomía puede realizarse mediante los siguientes procedimientos:

  • Cistectomía por cirugía abierta tradicional. Con este método se realiza una gran incisión abdominal a fin de acceder manualmente a la vejiga y los órganos y los tejidos que la rodean. La cirugía abierta es una operación muy invasiva, pero con buenos resultados.
  • Cistectomía por laparoscopia. La cirugía laparoscópica es una alternativa mínimamente invasiva a la cirugía abierta tradicional que se realiza a través de pequeños orificios en la pared abdominal (0,5-1 cm). A través de ellos, se inserta una cámara de vídeo (laparoscopio), y los instrumentos quirúrgicos (pinzas, tijeras, bisturí) sin necesidad de introducir las manos del cirujano dentro del cuerpo. Con este procedimiento se accede a la vejiga causando una lesión mínima en el cuerpo del paciente y con menores pérdidas de sangre.
  • Cistectomía laparoscópica robótica con Da Vinci. La cistectomía asistida por el Robot da Vinci incorpora las ventajas de la cirugía laparoscópica pero con mayor precisión, ya que el cirujano mueve los instrumentos mediante un robot que guía a través de un ordenador. De esta manera, accede a la vejiga más fácilmente sin dañar otros tejidos. La cirugía da Vinci ocasiona unas cicatrices mínimas, reduce el tiempo quirúrgico y disminuye el tiempo de recuperación.

Autor y referencias

  • Dr. Fernando Gómez Sancha

    Dr. Fernando Gómez Sancha

© Copyright 2015 - Técnicas Avanzadas de Cirugía Robótica, S.L.