Open/Close Menu Aplicaciones y ventajas de la Cirugía Robótica en urología y otras especialidades
S2-Gaston-lavandose

Cistectomía radical

La cistectomía radical es el tratamiento de referencia para tratar el cáncer de vejiga infiltrante y consiste en la extirpación de la vejiga de manera parcial o total. Además de extirpar la vejiga, los cirujanos también extirpan los ganglios linfáticos y los órganos adyacentes si están afectados por el cáncer. En los hombres, los órganos adyacentes que posiblemente deban extirparse son la próstata y las vesículas seminales (las glándulas que ayudan a producir el semen). En las mujeres, es posible que se deba extirpar el útero, los ovarios y una pequeña parte de la vagina. Después de extirpar la vejiga, el cirujano debe crear un nuevo sistema de drenaje de la orina al exterior. Las opciones son construir una nueva vejiga utilizando un segmento del intestino, lo que permite al paciente orinar por vía natural o bien conducir la orina al exterior por medio de un orificio o estoma en la piel del abdomen para que drene a una bolsa colectora que se adhiere a la piel del paciente. En algunos casos, incluso habiendo quitado todo el tumor de vejiga, es conveniente administrar quimioterapia tras la cirugía.

Cistectomía Radical con robot Da Vinci

La cistectomía da Vinci incorpora toda la experiencia de la cirugía abierta convencional para obtener un control integral del cáncer y las aplica a un método mínimamente invasivo asistido por robot. Este tipo de cirugía se realiza a través de pequeños orificios en la pared abdominal (0,5-1 cm) por las que inserta una cámara de vídeo (laparoscopio) y los instrumentos quirúrgicos (pinzas, tijeras, bisturí). El cirujano puede ver los órganos abdominales con un sistema de visualización esteroscópico, en tres dimensiones y accionar sus instrumentos desde el exterior, ejecutando las operaciones sin introducir sus manos dentro del cuerpo. La introducción de gas (CO2) favorece la visión del interior del abdomen creando un espacio amplio para desarrollar la cirugía. La cámara ofrece una visión magnificada de los órganos abdominales, permitiendo una mayor precisión y un manejo más delicado de las estructuras vitales. HOMBRE: Cistectomía Radical: Cirugía para quitar la vejiga, próstata, vesículas seminales y ganglios linfáticos MUJER: Cistectomía Radical: Cirugía para quitar la vejiga, uretra, útero, cuello uterino, ovarios, pared anterior del vagina y ganglios linfáticos La sombra verde indica la anatomía a extirpar

Beneficios de la intervención con Da Vinci

La visualización, la precisión y el control proporcionado por el sistema quirúrgico da Vincihacen de este métodouna alternativa excelente para tratar el cáncer vesical con menor riesgo y una estancia hospitalaria reducida y aporta las siguientes ventajas.

  • Menos riesgo de fallecimiento
  • Menos pérdida de sangre
  • Menos riesgo de complicaciones graves
  • Menos necesidad de analgésicos narcóticos
  • Menos uso de alimentación intravenosa
  • Recuperación más rápida de la función intestinal
  • Estancia hospitalaria más corta
  • Cicatrices mínimas

Además el robot Da Vinci ofrece múltiples ventajas para el cirujano a la hora de intervenir facilitando el acceso a los tejidos afectados y con una incisión mínima.

  • Identificación exacta y disección de los uréteres
  • Acceso a los ángulos anatómicos correctos
  • La destreza proporcionada por los instrumentos facilita una disección más exacta y completa del tejido linfático
  • La articulación de los instrumentos permite la disección trasera, lateral y anterior de la vejiga
  • Técnica que preserva los nervios: El acceso proporcionado por los instrumentos permiten una disección que preserva los nerviosen pacientes masculinos y femeninos
  • La sutura de la vejiga puede hacerse de manera precisa usando este sistema
  • Posibilidad de preservar la capacidad de erección en los hombres
  • Posición del paciente e intervención:

Durante la intervención el paciente está tumbado sobre la camilla y esta se inclina ligeramente.

Colocación de puertos para la intervención

Se realizan varios orificios pequeños sobre la piel para introducir los instrumentos quirúrgicos.

Tras la intervención:

La recuperación tras la intervención es gradual y los pacientes requieren tratamiento analgésico y antibiótico en el postoperatorio. Poco a poco a lo largo de unos días se recupera la movilidad y se reintroduce la dieta La nueva forma de expulsar la orina precisa a veces entrenamiento del paciente o de sus familiares. En general, los pacientes pueden volver a realizar su vida normal en seis semanas.

Autor y referencias

  • Dr. Fernando Gómez Sancha

    Dr. Fernando Gómez Sancha

© Copyright 2015 - Técnicas Avanzadas de Cirugía Robótica, S.L.