Open/Close Menu Aplicaciones y ventajas de la Cirugía Robótica en urología y otras especialidades
Transplante con Cirugia Robotica

La respuesta a esta pregunta es afirmativa y además, en nuestro país, contamos con el primer trasplante de riñón realizado en Europa hasta el momento.

Esta intervención, que tuvo lugar el pasado verano, ha situado a nuestro país como el pionero en el empleo de la cirugía robótica en el campo de los trasplantes de órganos.

La nueva técnica ha supuesto una gran alternativa a la cirugía abierta tradicional y a la vía laparoscópica debido a que se trata de una técnica mínimamente invasiva con la que se disminuyen los riesgos.  La cirugía robótica es menos traumática para el paciente que la cirugía abierta, además ofrece ventajas con respecto a la laparoscopia por el tamaño de su instrumental y facilidad de movimiento.

La cirugía laparoscópica a pesar de ser mínimamente invasiva sigue contando con instrumental rígido y largo y visión en dos dimensiones. La robótica, por el contrario,  cuenta con una visión en 3D y fácil maniobrabilidad para el cirujano dentro del cuerpo del paciente.  Además, durante la intervención, si el cirujano se separa del visor o aparta, por el propio cansancio las manos de los mandos que manejan los brazos o puertos, el propio sistema de seguridad de la máquina paraliza los instrumentos de forma instantánea.

La cirugía de trasplante de riñón se le realizó a una paciente de 25 años y duró unas seis horas, en las que dos equipos de cirujanos trabajaron de en dos quirófanos contiguos y de forma simultánea. En uno de los quirófanos, los cirujanos extraían el riñón de un donante vivo y en el otro -al mismo tiempo- se tenía a la paciente receptora con el campo operatorio preparado para realizar el trasplante. El proceso debía ser rápido para evitar que disminuyera la sangre en los riñones ya que el órgano aguanta una hora sin circulación sanguínea como mucho.

Según los portavoces del centro hospitalario,  la cirugía robótica ha demostrado ser igual de rápida que la cirugía tradicional y la paciente fue dada de alta a la semana, aunque llevando un tratamiento para que su cuerpo asimilara el nuevo órgano de forma satisfactoria.

Los expertos han asegurado que la cirugía robótica, además de la precisión que aporta al cirujano, mejora el resultado  y es más estética, tanto en el trasplante de riñón como en otras intervenciones. Se requieren menos transfusiones de sangre durante la intervención, el paciente padece menos dolor postoperatorio y por tanto requiere de menos analgésicos. Finalmente, la estancia hospitalaria es menor, lo que permite que los pacientes puedan llevar una vida “normal” en un menor espacio de tiempo.

Con la realización de este tipo de intervenciones de alto riesgo se pone de manifiesto la enorme confianza depositada por los equipos médicos en esta novedosa tecnología y los excelentes resultados que la cirugía robótica está dando, tanto en el campo de la urología como en otro tipo de especialidades.

© Copyright 2019 - Técnicas Avanzadas de Cirugía Robótica, S.L.